Programa Global y Nacional

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) fue establecido en 1992, el año de la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro y representa la esencia misma de del desarrollo sostenible. Con más de dos décadas de ejecución a nivel mundial y nacional, sigue siendo relevante y efectivo, “es el programa más efectivo actuando sobre las problemáticas ambientales globales y en el apoyo a las comunidades para superar situaciones socio económicas adversas” (Evaluación Conjunta GEF-PNUD 2013).

El mandato del PPD ha sido facilitar el acceso directo a los fondos del GEF (Fondo para el Medio Ambiente Mundial) especialmente a comunidades vulnerables y en condiciones de pobreza, y a las ONG locales para implementar iniciativas de desarrollo sostenible que estén alineadas con las estrategias de las áreas focales del GEF:

El PPD apoya al GEF en lograr sus objetivos de equidad y desarrollo de capacidades a nivel local, en el fortalecimiento de las comunidades y organizaciones de la sociedad civil, y en garantizar la participación activa de las personas de las comunidades, según se estipula en las Convenciones Internacionales de Medio Ambiente y en la propia Política de Participación Pública.

A lo largo de veinte años (1992-2012) el GEF ha invertido $US 670 millones en el PPD, que han servido para apoyar a más de 14,500 proyectos en más de 125 países. En Costa Rica, se han apoyado 611 comunidades en todo el país, con una inversión total de USD 11.695.842,52.

Fase Operativa Proyectos Investigación
Fase PILOTO (1992-1995) 40 638.506,00
OP-I (1996-1989 43 676.590,00
OP-II (1990-2004) 230 3.756.942,00
OP-III (2005-2007) 94 1.854.800,00
OP-IV (2007-2011) 84 1.580.564,00
OP-V (2011-2015) 120 3.188.440,52
TOTAL 611 USD 11.695.842,52

 

Costa Rica fue uno de los primeros países en adoptar el Programa de Pequeñas Donaciones, desarrollando una amplia base de proyectos en temas como: 1) opciones de medios de vida sostenibles en territorios indígenas, 2) producción sostenible, 3) establecimiento y consolidación de corredores biológicos, 4) gestión de recurso hídrico, 5) promoción de tecnologías de producción de energía renovable y eficiencia energética, 6) manejo del fuego, y 7) turismo rural comunitario.

La principal estrategia del PPD Costa Rica ha sido promover el escalamiento vertical y horizontal en cada área temática, y la promoción de redes de trabajo entre los socios actuales y socios históricos del Programa con otras organizaciones de la sociedad civil, ONG, sector privado e instituciones públicas. Esto ha servido para aumentar el reconocimiento a nivel local y nacional de estas iniciativas, para asegurar la sostenibilidad de estos procesos y desarrollar capacidades dentro de los grupos que promuevan cambios organizativos, institucionales, y legales.

Con el fin de vincular las pequeñas iniciativas con el marco nacional más amplio y asegurar que el PPD cumpla con el enfoque país, la Unidad de Coordinación del Programa se apoya en el Comité Técnico Asesor (CTA) y en el Comité Directivo Nacional (CDN) para realizar el análisis y la toma de decisiones relacionadas con las donaciones. El CDN además establece el plan y las políticas operacionales a nivel de país. El gobierno de cada país ha acordado que la mayoría de los miembros del CDN sean representantes no gubernamentales. De esta manera se busca que las organizaciones de la sociedad civil compartan la toma de decisiones y se establezca un mecanismo de confianza y de colaboración constructiva entre la sociedad civil y el gobierno.

A nivel comunitario, el PPD desarrolla el enfoque de desarrollo sostenible e incorpora como objetivos del proceso los medios de vida sostenibles y el empoderamiento, no sólo el medio ambiente. Este enfoque coincide con los tres pilares del desarrollo sostenible asumidos en Río de Janeiro en el año 1992 y de nuevo en Río +20. Mientras que muchos simplemente ponen el ambiente y los medios de vida sostenibles como objetivos, el PPD resalta la importancia del empoderamiento, sobretodo en base a que muchas evaluaciones ya han demostrado que la transformación a una buena gobernanza es fundamental para la aplicación efectiva y la sostenibilidad de las acciones ambientales, y que la buena gobernanza no puede desarrollarse sin un claro enfoque de inclusión social que este especialmente dirigido a personas que han sido excluidas en virtud de la pobreza, la falta de capacidad o lejanía.

El PPD es único entre los donantes ya que toma un enfoque "hecho a la medida" – concede la donación en base a la necesidad legítima y estratégica y no en la sofisticación de la propuesta. Este enfoque requiere un apoyo proactivo que lleve de la mano a los potenciales socios, y por lo tanto requiere de un personal de alto compromiso y experiencia.