Áreas focales

Aguas internacionales

El agua es el elemento vital de nuestro planeta. La vida humana depende del agua dulce, y el clima de la Tierra y su habitabilidad no depende sólo de agua dulce, sino también los servicios de los océanos. Siendo el 70 por ciento de la Tierra cubierta por océanos y el 60 por ciento de las tierras están ubicadas zonas transfronterizas y cuencas de aguas subterráneas, la mayoría de los sistemas de agua en la Tierra son transfronterizos - y por lo tanto esta es la esencia del mandato del GEF en Aguas Internacionales (IW). Estos sistemas de agua, que no conocen fronteras, producen alimentos para el comercio mundial y el uso doméstico, potencian la industria y la economía, apaga la sed, y alimenta los ecosistemas que sustentan la vida. A nivel mundial, estos sistemas son usados en exceso, sufren de contaminación excesiva y de las graves fallas de la gobernabilidad transfronteriza y nacional.

Costa Rica cuenta con 589.000 km2 de mar territorial y una longitud de costa de 210 km en el Caribe y 1,106 km en el Pacífico. La amplia plataforma continental de la costa del Pacífico es uno de los factores determinantes de su riqueza pesquera.

De acuerdo a la Estrategia Ambiental del PNUD, los grandes retos en esta área son: el reordenamiento territorial por cuencas, fortalecer los programas de manejo de microcuencas, aplicar el marco regulatorio, el monitoreo  y control para asegurar el cumplimiento de las normas en el tratamiento de aguas residuales, desarrollar programas de ahorro a nivel nacional, domiciliar y avanzar en la internacionalización de costos ambientales por el uso del recurso hídrico.

Asimismo, el país posee enormes porciones del Océano Pacífico, especialmente alrededor del Parque Nacional y Sitio del Patrimonio Mundial Isla del Coco, aunque dichas aguas son ricas en pesca, el país tiene relativamente poco control sobre sus recursos, con excepción de la Isla y su entorno inmediato.  Destacan los ecosistemas marinos de la Isla del Coco por sus arrecifes de coral así como por sus abundantes comunidades de peces de alto endemismo (cerca del 17% de las 300 especies) y su importancia como centro de distribución de muchas especies de la región Indo-Pacífico.

Adicionalmente, el país tiene dos importante cuencas transfronterizas compartidas con países vecinos: al norte con Nicaragua (río San Juan) y al sur con Panamá (Sixaola-Yorquín).

El río San Juan nace en el lago de Nicaragua y desemboca en el Mar Caribe. En su parte inicial el río corre por territorio nicaragüense y luego pasa a servir de límite internacional entre Costa Rica y Nicaragua. La cuenca propia del río (es decir excluyendo la cuenca del Lago de Nicaragua) tiene una superficie de 38,500 km2, de la cual 64% corresponde a Nicaragua y 36% a Costa Rica. El río tiene varias subcuencas importantes en ambos países y bordea Áreas Protegidas de gran importancia como la Reserva de Indio-Maíz en Nicaragua y el Refugio de Vida Silvestre Barra del Colorado en Costa Rica. Dada la importancia de esta región, el PPD ha contribuido en el fortalecimiento del Corredor Biológico San Juan-La Selva, a través de al Comisión del CB y con la participación activa del CCT-Centro Científico Tropical.

El río Sixaola nace en la cordillera de Talamanca que sirve de divisoria de aguas entre el Océano Pacífico y el mar Caribe y desemboca en el mar Caribe. En la parte baja de su curso forma la frontera norte de Panamá  y Costa Rica. Tiene 146 km de largo y su cuenca tiene una superficie de 5,094 km². La biodiversidad y los recursos naturales están resguardadas a través de seis áreas protegidas (155.848 has.), dos corredores biológicos nacionales, y seis asentamientos indígenas (112.789 has.) establecidos legalmente por los gobiernos de Costa Rica y Panamá. Se han realizado muchos esfuerzos en estas zonas, aunque no existen programas binacionales agresivos e importantes que se relacionen con la conservación y el manejo de dichas cuencas. Lo único claro, es que los procesos que afectan negativamente la calidad y cantidad de las aguas y su biodiversidad, continúan creciendo en los tres países, aunque en grados diferentes. En esta región, el PPD ha apoyado la labor del Corredor Biológico Talamanca-Caribe, a través del financiamiento de proyectos orientados a la conservación y protección del recurso hídrico y recuperación de áreas degradadas.

Durante la ejecución de la Quinta Fase Operativa del PPD no se desarrollaron acciones en esta área focal.

No hay galerías relacionadas

No hay documentos relacionados

No hay videos relacionados

No hay noticias relacionadas